martes, 5 de marzo de 2013

Nuestra Misión

Normal Sor Juana. 50 Aniversario. Felicidades on PhotoPeach
Dos
Se trata de formar docentes con las actitudes de Jesús Pastor con calidad humana, académica y de servicio.

Cuando se habla de "calidad humana" se refiere al ser persona, a la calidez con que se recibe al otro. De modo que no se trata sólamente de ser un buen profesionista, sino sobre todo que antes de ser profesionista es una persona que ha trabajado consigo misma para eliminar aquellos defectos de carácter que no le ayudan a relacionarse con los demás, con Dios o consigo mismo. Defectos como la envidia, la murmuración, las adicciones, la pereza, la volencia, la ira, el apetito desenfrenado, ser tacaño o avaro, creerse superior a los demás, la soberbia, entre otros. Cada uno analizará de sí mismo qué es lo que necesita atender.
Y por otro lado, también es una persona que trabaja consigo misma por adquirir aquellas cualidades, actitudes, destrezas, valores y aptitudes que lo capacitan para desempeñarse de la mejor manera en el mundo. Pudiera ser el cuidado de sí mismo, el respeto a los demás, favorecer la convivencia, tener buen trato con todos, la capacidad de servicio, cuidar la salud, ser generoso con sus cosas y con su tiempo para ayudar a otro, la solidaridad, y demás valores que les propone la Escuela Normal.
Kolberg habla que a los pequeños se les va enseñando lo que es bueno y malo, o sea, la moral, de forma heterónoma, es decir, desde el exterior a través de las indicaciones de los padres y maestros. En cambio, a los adultos ya no se les puede imponer el comportamiento moral, sino que se trata de que cada vez sean más conscientes y responsables de sí mismos y de sus actos, que hayan introyectado esa moral para que sea su decisión vivir de acuerdo a las normas morales. Se trata entonces de una moral autónoma.
Es esa calidad humana la que les capacita a vivir en sociedad, junto con otras personas, pero unidos en una misma orientación, misión o trabajo. Surge la sociabilidad. Platón decía que el hombre es un animal político, un animal de la polis (griega), o sea, un animal que participa en la construcción de la sociedad.
El docente formador de docentes, en este caso, es una persona que, se espera, esté trabajando continuamente sobre sí mismo para ir siendo cada vez mejor persona, pues está enseñando a los futuros docentes cómo se es persona en esta profesión. De ahí su gran responsabilidad y su grandeza. 
Sean felices.